Parcela de Inga, establecida en el Sendero Gerardo Rodríguez del CREDIA en el marco del Programa CLIFOR.

La implementación de cultivos agroforestales son una alternativa sustentable a la agricultura tradicional, debido a que esto ayuda en gran manera a sustentar una de las necesidades más básicas de la población, el uso de leña como combustible, el cual en un país como el nuestro es de vital importancia para mucha de la población que dependen de la leña para el consumo diario en zonas rurales y en un menor porcentajes en zonas urbanas.

Los cultivos de Inga no solo aportan leña a la población, sino que también aportan nutrientes al suelo mediante la captación de nitrógeno, el cual es de vital importancia para las plantas, además también previenen, la erosión de los suelos ya que sus hojas reducen la velocidad de las gotas de agua y sus raíces se sujetan al suelo de tal manera que lo protegen de la erosión causada por la escorrentía del agua, además de brindar alimento a muchos animales por medio de sus frutos.

Este tipo de cultivos presenta grandes ventajas a la hora de la siembra, ya que las hojas que el árbol desprende le sirven como abono y también ayudan a controlar la maleza que crece entre estos, la capa orgánica brindada por estos árboles ayuda a mantener la temperatura del suelo, evitando que en lugares con poca precipitación pierda humedad demasiado rápido ayudando a los microorganismos beneficiosos para el suelo se sigan reproduciendo.

Los cultivos que se pueden implementar en estos lugares pueden variar mucho, ya que dependiendo del tamaño de la parcela dependerá también así la cantidad de alimento que se obtendrá. Entre los cultivos que podemos implementar está el maíz, frijol, cúrcuma, pimienta, vainilla etc.

El cultivo con el sistema Inga, ayuda a conservar la calidad de los suelos, ayuda a las familias proveyéndoles de leña y frutos, además de lo obtenido en sus cultivos, estos ayudando a la conservación del bosque.

Deja un comentario